Breaking News

Lactancia materna (3 de 3): madres VIH positivas, lactar con leche de otra madre, uso de antibióticos, testimonios

La leche materna está formada por anticuerpos capaces de proteger a los recién nacidos de múltiples enfermedades infecciosas, disminuye las posibilidades de fallecimientos, fortalece la salud de los niños y estimula su inteligencia.

Amamantar también favorece a las madres, contribuyendo en la reducción de sangrado, les genera mayor gasto metabólico ayudándole a perder peso; disminuye el riesgo de padecer cáncer de senos y ovario, de hipertensión y afecciones cardiovasculares.

Sobre los cuidados para realizar una lactancia materna acertada para el bienestar del bebé, ofrecemos orientaciones respecto a si todas las  madre pueden lactar, las barreras y desafíos para lactar, qué ocurre en las progenitoras VIH Positivas, el uso de antibióticos y la leche, alimentar al bebé con leche de otra madre, el estado de ánimo de la progenitora en la producción de leche, cómo va la República Dominicana ante otros países alrededor del mundo, entre otros valiosos tópicos, los hemos abordado con el doctor Santiago Martínez, pediatra perinatólogo, director de Banco de Leche Doctora Josefina Cohén del Hospital Materno Nuestra Señora de La Altagracia, en el marco de la Semana Mundial de la Lactancia Materna.

Doctor Santiago Martínez, pediatra perinatólogo, director de Banco de Leche Doctora Josefina Cohén del Hospital Materno Nuestra Señora de La Altagracia.

¿Toda madre puede lactar?

“Sí, toda madre puede lactar, lo que pasa es que hay barreras que impide la alimentación”, refiere el doctor Martínez.

Lo que más influye en el fracaso de la lactancia materna es “el entorno de la madre, lo que dice la cuñada, la amiga, la suegra, y a veces hasta el marido que presiona para dar leche de fórmula porque piensa que el bebé llora por hambre; entonces, como la producción de leche es poca en los primeros días, ellos insisten en que se le dé un biberón de leche al bebé y eso es un error grave, debido a que todo va regulado desde el punto de vista biológico”, aclara el doctor Martínez.

Orienta el especialista Martínez, “cuando el bebé nace, su corazón y riñones no tienen capacidad para manejar grandes cantidades de líquidos, entonces la madre produce poca leche, debido a que se encuentra coordinada con la capacidad deficiente de manejar líquido del recién nacido”

El estómago del bebé “está en cierto modo con capacidad reducida para recibir líquido. Según pasan los días, su capacidad renal y cardíaca va aumentando, su estómago va aumentando la capacidad de recibir líquido, y el pecho de la madre por igual va aumentando la cantidad de leche que se produce, a lo que se llama la ´bajada de la leche´ que comienza después del tercer día”, refiere.

“Si no se espera esa gradualidad en la ingesta de leche, se pierde ese mecanismo; al darle un biberón de leche al niño, se abre el estómago tempranamente, como consecuencia él tendrá mayor demanda de leche para lo cual el pecho de su madre no se encuentra en condición de producirla, hasta transcurridos tres días del parto cuando, reitero, comienza a bajarle la leche”, subraya.

Madre VIH positiva y la lactancia

Las progenitoras con VIH positivas no deben lactar a su bebé. En algunos países es aconsejable que se realice la lactancia materna por parte de las pacientes, por las barreras de comunicaciones, por encontrarse en una zona geográfica de difícil o carentes de accesos, o sin capacidad adecuada para -el bebé-recibir una fórmula infantil, aclara Martínez.

Sin embargo, “hay un 14 por ciento de posibilidades que pone en peligro al bebé en contraer el virus VIH a través de la leche materna, y consideramos que hasta un uno porciento que sea, como es una enfermedad de impacto negativo en la salud, se debe evitar”.

Ahora bien, “si la madre recibe antirretrovirales desde el embarazo, o tiene una carga viral negativa, puede lactar con muy poco riesgo; pero yo recomiendo que a las madres cero positivas con VIH den fórmula -a sus bebés- con una condición: sin etiquetas -marcas- para evitar la comercialización”, enfatiza Martínez.

Antibióticos y la leche materna

Al respecto, el doctor aclara: los antibióticos no secan la leche, lo que sí seca la leche son los biberones.

Cuando la madre coloca al niño a su pecho, estimula en ella la prolactina, y surge una secuencia en su cuerpo: coloca mucho al pecho, estimula mucho la hormona prolactina, produce mucha leche.

Si es al revés, coloca poco al pecho, estimula poco la hormona, produce poca leche y en un tiempo prudente el pecho se va a secar.

“La producción de la hormona prolactina es muy sensible a cualquier interrupción por mas corta que sea en las primeras semanas después del parto”, aclara.

Estado de ánimo en la madre y la producción de leche

La madre debe permanecer emocionalmente tranquila y serena para producir suficiente prolactina. En esa vertiente, la recomendación es ofrecer al bebé lactancia materna exclusiva, pues de esa manera se consigue un estimulo sostenido de la hormona prolactina sin interrupciones.

Alimentar con leche de otra madre a un recién nacido

Si el bebé no es prematuro se puede recomendar bajo condiciones puntuales porque muchas madres tienen infecciones pasibles de transmitirlas al recién nacido mediante la leche.

“Una infección cada vez mas frecuente es citomegalonavirus -carente de cura-. Si es la propia madre quien lactará a su hijo biológico, es posible pues tiene los anticuerpos contra la enfermedad; sin embargo, si es una madre que lactaría a otro niño, y sobre todo si es un prematuro sin capacidad de defensa, corre el riesgo de transmitir la infección a través de la leche materna”.

“La madre del recién nacido puede lactarlo aún ella padezca de citomegalonavirus, hepatitis B, hepatitis C; esas afecciones no son contraindicaciones para dar el pecho a su propio bebé”, resalta Martínez.

Estadísticas dominicanas en lactancia materna y en el mundo

“Es una vergüenza. Esa es la palabra que la define. Tenemos menos de un cinco por ciento, el cuarto porcentaje mas bajo a nivel mundial”, zanja con pesar el galeno Martínez.

Aumentar esos indicadores “no es con buena suerte que se consigue”.

“Hace falta una política y profesionalización en la materia, que el gobierno entienda que debe invertir en una promoción adecuada y sostenida a través de los medios masivos de comunicación para que los mensajes lleguen a las familias”, subraya como algunas de las medidas correctivas.

“Un médico puede orientar a una madre o a una pareja adecuadamente, pero en su casa requieren el apoyo del entorno para que todos hablen el mismo idioma, si no es así, sin el apoyo sostenido, esa educación que le dimos se caerá, porque los mensajes constantes del entorno no apoyando la lactancia materna, minarán el esfuerzo de ella y va a sucumbir a cualquier realidad”, revela Martínez con preocupación.

Las madres hablan con sus testimonios

Deyanira lactó a su hija hasta los tres años de edad.

Nos cuenta, su experiencia y cómo es hoy día como adulta de 21 años de edad:

“Yo lacté a mi hija hasta los 10 meses, después se le comenzó a dar alimentos, de acuerdo a la edad. Pero, sin dejar de lactarla hasta los tres años. Es una experiencia única y se crea un vínculo muy fuerte con el bebé.

Muy sano, casi no se enferma. Si le da gripe no parece que está enferma. Es muy despierta, inteligente (y no es porque es mi hija), cariñosa, sencilla y una de las cualidades que más me gustan de ella es lo solidaria y compasiva que es especialmente con los niños.

Es lo que debemos hacer todas las madres para beneficio de nuestros hijos y de nosotras como madres.”

Sandra, mami de Sofía de 8 años

“Mi lactancia fue muy dura porque mi bebé estaba en guardería desde los dos meses y yo trabajaba hasta pasadas las siete de la noche. En mi hora de almuerzo iba y le daba el seno, también en las noches, pasábamos horas y horas juntas, y claro teníamos colecho.

Me extraía, pero no con tanta frecuencia, por lo que aprovechábamos los momentos que estábamos juntas. Así estuvimos hasta los tres años y tres meses.

Desde que estaba embarazada tomé la decisión de lactar a mi bebé y me preparé para ello.”

Altagracia, mami de dos niñas

“Tuve claro el deseo de lactar a mis hijos desde antes de tenerlos; sin embargo, una vez parida no tuve la debida orientación ni el apoyo de los doctores tratantes ni del entorno familiar. Producía poca leche aunque me ordeñaba y ponía a mi bebé al pecho hasta cuando quisiera.

Siempre estaba estresada, triste, cansada e incomprendida, casi acorralada, me sentía ser una mala madre por la incapacidad de producir mucha leche, bebía agua y lo que me recomendaban los relacionados, con escaso resultados.

Me sentía adolorida por los cambios en los senos y atemorizada al observar a mi bebé llorar todo el tiempo, hasta el punto de rechazar el seno. Los médicos dieron poca importancia y recomendaron fórmula infantil.

Finalmente, con mucha tristeza solo tuve capacidad para lactar a mis hijas hasta los cuatro meses.

Es imprescindible el soporte digno, oportuno y amoroso de la familia, y las recomendaciones médicas deben iniciar desde la primera visita al médico para educar a la madre en el cuidado propio y del bebé, en mi caso no ocurrió así.”

Fomentar la lactancia materna

Fundación Sonrisa de Ángel, unida a la Sociedad Dominicana de Pediatría y la Pastoral de la Salud, impulsa la campaña de concienciación “Mamá, los beneficios de lactar a tu bebé permanecerán durante toda su vida”, en el marco de la Semana Mundial de la Lactancia Materna.

El objetivo de la campaña digital busca sensibilizar y visibilizar sobre los beneficios de promover la lactancia materna en los recién nacidos en las familias, a los fines de incrementar los indicadores en la República Dominicana.

En la actualidad, organismos internacionales establecen en solo 4.7% los bebés amamantados en el país.

La iniciativa abarcó los videos «Lactar beneficia a tu bebé y a ti» y «Recomendaciones básicas para lactar a tu bebé»; integra, además, la producción de ocho mensajes, una entrevista y tres artículos relacionados.

La campaña fue socializada en los medios de comunicación digitales y perfiles sociales de las entidades colaboradoras y relacionados; además, programas radiales y de televisión especializados se sumaron a los esfuerzos de concienciar a las madres y a la sociedad. Fotos: pixabay.

Video «Lactar beneficia a tu bebé y a ti, mamá«

Video «Recomendaciones básicas para lactar a tu bebé, mamá»

Entrevista completa: «Lactancia materna: beneficios, mitos y desafíos»

Galería de mensajes

Artículos relacionados

Testimonios

Redactado por: Gladis Abreu

Check Also

Lactancia materna (1 de 3): el mejor comienzo a la vida para el recién nacido

La lactancia materna es uno de los mayores actos de amor de una madre hacia …

Deja una respuesta